Madera para pergolas | Cual Elegir

Si se está peguntando que madera para pergolas es la más adecuada para su caso, le proporcionamos una serie de consejos y aspectos a tener en cuenta para acertar completamente en su elección, evitar futuros problemas y tener más claro el proceso sobre como hacer una pergola de madera.

Tipos de maderas

Tipos de maderas

  • EUROPEAS: Pino de Suecia, Abeto de Suecia, Roble, Fresno, Tilo, Haya Natural, Haya Vaporizada, Sicomoro, Castaño.
  • AMERICANAS: Roble Americano, Cerezo, Mobila Nueva, Cedro Rojo, Pino Oregón, Fresno, Maple, Nogal.
  • TROPICALES: Iroko, Ipe, Jatoba, Teka de Birmania, Sapelli, Sipo, Bubinga, Mongoy, Etimoe, Cedro Bosse, Framire, Bahia, Ayous, Samanguila, Kotibe, Mansonia, Ukola, Cerejeira, Wengue, Tali/Elondo, Balsa, Lenga, Palo Rojo.

La elección de las maderas

  • Al disponer de tantos tipos de madera ,la elección para nuestra pérgola parece significar un verdadero quebradero de cabeza. El aspecto es una de las cosas importantes a tener en cuenta. Si ya tiene pensado una textura concreta o un color determinado las dificultades en la elección disminuyen bastante.
  • El aspecto es importante, pero no es la única cosa que se debe tener en cuenta. Existen bastantes diferencias entre los tipos de madera y una elección equivocada puede tener graves resultados en la construcción de su pérgola.

Aquí le damos algunas ideas a considerar en su elección:

Dureza de la madera

Las maderas duras y blandas tienen su nombre teniendo en cuenta de si los árboles cubren sus semillas, por ejemplo Caoba, Merbau, etc., o bien caen simplemente al suelo como el ciprés o el pino. Técnicamente, la madera de Balsa aunque es una de las más suaves es en realidad una madera dura, una de las pocas excepciones a la regla.

Tabla de niveles de dureza de la madera.

Generalmente las maderas duras son de árboles de hoja caduca y coníferas de hoja perenne.

Los árboles con maderas duras tienen un crecimiento más lento y son más densos por ello son más resistentes que las blandas pero también más caros. Tienen más dificultad al corte pero eso nos va a dar mucha más duración y resistencia a la intemperie y menos mantenimiento que las blandas.

  • Madera seca o madera nueva

Tanto la edad de la madera como si se ha secado será un factor importante a la hora de su elección. La “verde” contendrá aún una cantidad grande de humedad original. Esto originará que con el tiempo se contraiga y se deforme. Es importantísimo que la madera esté seca pero  con un proceso de secado correcto. Cuando el secado es demasiado rápido se contraerá en la superficie y comprimirá la madera rica en humedad por debajo, esto puede hacer que sea inestable cuando se libere la presión. Por todo esto es preferible utilizar madera vieja al elegir una opción. El proceso de secado no es una tarea simple, por eso hará que se incremente algo el precio.

  • Los tratamientos de nivel H que se aplican a la madera

Imagen aplicando tratamiento para durabilidad en pergolasEn este caso la H tiene el significado de ¡Cuidado! y se aplica a los riesgos que afectan a la vida útil que se espera de la madera. Implican a asuntos como el crecimiento e insectos como las temitas y hongos.

Estos tratamientos de nivel H se componen de compuestos químicos que se introducen a la madera para su conservación y a los que se les asignan nomenclaturas como H1, H2, H3, H4 etc., dependiendo del uso determinado a los que se va a dedicar.

Es posible también tratarles con productos químicos que retarden el fuego por lo que esta madera estará mejor preparada para resistir las llamas en caso de un posible incendio.

Tratamiento  –  Propósito e idoneidad y protección.

H1 – Interiores, sobre el suelo (por ejemplo, muebles, molduras, suelos de interior). Apropiada para proteger contra insectos que no sean las termitas.
H2 –  Interior, sobre el suelo (por ejemplo, la elaboración, suelos).    Protege de termitas y barrenadores.
H3 –  Aire libre, sobre el suelo (por ejemplo, tableros decking, fascia, carpintería de ventanas, marcos, etc). Ideal contra perforadores y termitas.
H4 –  También aire libre en contacto con el suelo (ejemplo, pérgolas, vallas). Oportuna para proteger de decaimiento severo, perforadores y termitas.
H5 –  Aire libre, en contacto con la tierra o el agua fresca (por ejemplo zapatas, tocones de las casas, muros de contención). Para decaimiento muy severo, perforadores y termitas.
H6 –  Agua de mar (por ejemplo, embarcaderos y muelles, pilotes marinos). Buena para barrenadores de la madera marina y caries.

  • Calificaciones durabilidad natural

corte que muestra las distintas partes de una maderaA la madera se le asigna lo que se conoce como calificación de durabilidad natural basado en la resistencia natural de la madera a las cosas como funghi e insectos (barrenador, termitas, etc.) . Esta clasificación se aplica al  duramen  de la madera, ya que para todas las especies, la  albura (es la parte joven de la madera)  tiene un bajo nivel de durabilidad. Los tratamientos se pueden aplicar para proteger la albura, pero no el duramen (corazón).

Las diferentes especies se clasifican en una de cuatro clases, con la Clase 1 que es la más duradera y la Clase 4 la menos. Las zapatas y postes (o cualquier otra cosa en contacto con el suelo) deben ser de Clase 1 ó 2 , con la albura eliminado o tratado para H5. Las barandillas y pérgolas se hacen típicamente de Clase 1 o 2  de durabilidad, con la albura quitada o con conservante tratada para H3, o maderas blandas tratadas con conservantes para H3. En algunos casos maderas con durabilidad 3 y 4 pueden ser utilizables para estos fines.

  • Las clasificaciones F y MGP

F y MGP son calificaciones que te dan una idea de la fuerza relativa de cada madera bajo estrés. Las calificaciones ascienden a F1, F2, F3, etc. Cuanto mayor es el puntaje más fuerte es la madera. Portadores y viguetas para pérgolas deben ser al menos, F7, mientras que los puestos deben ser de al menos F11 si son de madera, y F7 o mejor si son una madera blanda.

Las calificaciones MGP se aplican sólo a la máquina graduada de pino, que aunque no sea lo que ha elegido para su cubierta, puede utilizarlo en otros elementos como los portadores o viguetas. Tres clasificaciones MGP están actualmente disponibles: MGP 10, 12 y MGP MGP 15 En términos de calificaciones de F estas calificaciones corresponden a F5, F8 y F11, respectivamente.

  • Consideraciones de tipo ambiental

Madera mojada bajo condiciones extremasEn la elección de la madera también se debería tener en cuenta dónde se encuentra situado en el mapa. Si estás en un área propensa al incendio forestal, por ejemplo, usted querrá una madera que cumpla todos los códigos locales de seguridad contra incendios.

Vale la pena considerar también los impactos ambientales de la madera que está eligiendo. Para empezar, la madera de origen extranjero, puede que sea más barata que la nacional, pero tiene que ser enviada hasta aquí, lo que incurre en un costo adicional ambiental en términos de combustible que se quema en el transporte.

De igual forma, algunas maderas corresponden a piezas muy sensibles del mundo y a menudo ilegales. La madera de Merbau por ejemplo presenta una gran problema. La tala de Merbau a menudo daña el bosque que lo rodea, y aunque las nuevas leyes en Australia impiden la venta de madera talada ilegalmente, rara vez está claramente especificada de donde viene o cómo ha sido registrada. En muchas partes del Merbau mundo ya no se usa debido a su grave impacto ambiental.

Cuando se elige madera de origen nacional o de fuentes sostenibles certificadas se asegura de que no está causando más daño del que se pueda imaginar.

Para finalizar, existe otra opción que es respetuosa con el medio ambiente y es el uso de madera reciclada o regenerada. Además tiene la gran ventaja de que es una madera ya preparada para un buen uso por lo que es una opción muy a tener en cuenta en la construcción de pergolas de madera.



Márta Lopez